Lady B. Good

                                                                  

                                                                        

                                      

                                     Hoy hace calor y me he sorprendido pensando. Me han venido de golpe en un solo recuerdo,
                                     todos aquellos momentos.

                                     Aquel día habían anunciado que haría calor. Para cuando acabo la fiesta y las primeras victimas
                                     yacían borrachas por los pasillos, el termómetro alcanzaba los 28 grados. Y ella, la más ajena de
                                     las sonrisas no parecía que pudiera ser un arrebato más de mi ingrato y bulímico apetito sexual.
                                     Al menos, no aquella noche. Pero el calor, y la humedad no daban tregua: Bebíamos una copa
                                     tras otra y al cerrar el día no importaba si se llamaba Abril, si comía de mi mano, o comía yo
                                     de la suya.

                                     La primera vez siempre es la primera vez y por eso empezamos por el final: Cuando las luces
                                     empezaron a iluminar la habitación fue el punto de salida no pactado. Cuando discreta pero
                                     eficazmente me lo lanzó, de una sola vez, a mi desabastecido corazón:
 
                                      -No te vayas a enamorar porque te trate distinto a los demás, pero… ¿No vives aquí mismo?
                                        Subamos.-  Me dijo sin dudar de mi respuesta.
                                   
                                      Podría ser el calor de mi casa cerrada, la última copa que derrabamos sobre la cama deshecha o
                                     puede que nada de eso. Pero empapados destrozamos nuestros delgados y sudorosos cuerpos.

                                     Pasadas unas horas; la mañana siguiente. El mercurio se había vuelto a disparar. Recogímos toda
                                     la ropa que quedaba por el pasillo, sin dolor, sin ilusión… Como cuando solo queda eso; la esperanza
                                     de haber aprendido a morderse la lengua y no ser el único en no sentir nada, solo calor…

                                      Recuerdo la tarde de ese día, subieron las temperaturas, estaban anunciadas tormentas y por una
                                      vez no se equivocaron. Los truenos empezaron dentro de casa, cerca del pasillo que me había
                                      servido la noche anterior para atrapar a mi victima. Siguieron por la cocina y terminaron en el
                                      cuarto del baño, donde cualquiera me hubiera podido confundir con uno de esos dementes encerrados,
                                      que consientes de las locuras de los demás compañeros internos, no son capaces de percibir la suya
                                      propia. Como el maquinista, que por lo general, resuelve antes su trabajo, me arrastre hasta la cama;
                                      campo de batalla crucial y aún con ese olor que todo lo hacía más difícil. Yo me sentía incapaz de
                                      soportar otra perdida y poder volver disfrutar de una noche cualquiera…
                                     
                                      Sin duda fue una noche de mucho calor y de tormentas, como esta, cuando Intentaba cambiarle
                                      el vestido y ella siempre se volvía.
                                     
                                      Me despierta una canción. Vuelvo al presente.
                                   
                                      Aún es sábado "Take a Wild Side" Después de la tormenta no siempre reina la calma: El calor
                                      es aún más y más húmedo y agobiante. Abro la ventana, la vuelvo a cerrar. Y, aunque no se porque,
                                      aún no me puedo parar a pensar, cambiar su nombre: Lady B. Good. no podría ser buena.
                                      Asi que me resigno. Y tan solo pienso, en volver a negociar las mismas curvas una noche más fría…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s