“Abril”

                                                

                                                              
     

                                                                                                                     
"Pequeño Rock and Roll sudando en el jardín,

                                                                                                                               nunca quiso ser de nadie".

                                                                                                         
                                                                    Quique González

 

 

                                                                          

 

 

                                                                                                          
  Abril:

 

 

                                              Tienes suerte, Abril, de haber llegado hasta aquí… No recuerdo bien tu
cara, al menos,

                                              no de otras veces. Tan solo
recuerdo tu boca acorralada, inquieta, nerviosa por el miedo

                                              a lo desconocido. Te dijeron
que llegarías a brillar como una estrella. Tan sólo debes de

                                              confiar, cerrar los ojos, y,
como otros días, pedir un abrazo al final de la escena. Y si te

                                              gustan las fiestas, eres
parte de locura, parte de desenfreno, y no te sienta mal ese viento

                                              del Sur que a tanta gente
desquicia;  has encontrado, el ingrediente perfecto, para ese

                                              coctel que te haga perder la cabeza. Tal vez lo
quieras, y te venga bien… Tal vez,  tú ya

                                              lo tenías, o tal vez, solo
tal vez, solo te encontré tumbada en mi habitación, puesta hasta

                                             el culo, con tu corto pelo intentando
disfrazar tu innata cobardía.

                                             Pero estaría bien, Abril,
que este mes, de vez en cuando, volvieras a despertar así: Sin

                                             prisas, húmeda y descalza de
tus misterios, entre mis brazos. Y pudieras ver, al hacerlo

                                            de esa manera, que algún
loco como yo, no solo cierra bares, como capítulos, abrazando

                                            sonrisas inalcanzables. Y
que por las veces que me despierto, y me veo vomitando,

                                            como aquella noche, con tus
manos sobre mi frente fría; por las noches que veo en tu

                                            sonrisa fácil, en tu boca
entreabierta sin ganas de nada,  solo ese: – Tal vez…-

                                            Aunque sea por eso, sabré
que ha valido la pena…
  

                                            Lo sé,  nadie atrapa un sueño mejor que
tu.

                                          ¿Cuántas vidas te habrás
llevado por el camino antes aprender a saltar?

                                           Y ahora, para los que te
queremos seguir de cerca…, a lo mejor ya es tarde,
Abril.

                                           Tiempo y respuesta. El
tiempo lo tienes Tú, es tu mejor aliado. La respuesta me la

                                           llevo yo. Parte del resto
seguro que ya se lo habrá llevado otro. Y a mí, a mi aún me

                                           puedes ver en las salas de
espera de cualquier aeropuerto viendo despegar todos mis

                                           sueños. Y es que las esperas
me siguen dando alas. Y tú, dime. Dime ¿Qué te

                                           preguntaste al salir, y ya
en el pasillo, mirarte al espejo y ver tu mala cara…?

                                          ¿Te sentiste mal? ¿Tú? La
más rebelde de todas la chicas del Colegio Francés…

                                          ¿Qué habrías hecho para renunciar
a una oferta así…?

                                           Hace unos años nunca te
hubieras ido, no hasta ver el principio de la película que te

                                           Proponían. No. No al menos hasta el primer intermedio…

                                          Seguramente te agradaría el
Sol, que ya brillaba abajo en la calle. Un Sol aún de

                                          invierno. Pese a estar ahí, Abril

                                          A lo mejor entonces, un
escalofrío recorrió tu destemplado cuerpo al subir a tu coche, y

                                         te preguntarías: ¿Qué hubo
de raro esa noche para que los dos sintiéramos lo mismo?

                                         E igual pensaste, que no
deberías de renunciar a tus sueños, a ninguno de ellos, por

                                         muy fáciles que los puedas
conseguir…

 

 

 

 

                                                                                                                         De mi libro de Relatos inédito

                                                                                                                         "Hotel Desafío"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s