Blues para una noche cualquiera (I)

                                                           

                                 

                                  Te recoges
pronto. 

                                  El Sol no miente:  Pierdes fuerzas por momento.
Si fuera domingo sabría en que punto de mi mundo estarías.
                                  Sin
embargo
no tengo miedo. Esta noche no.

                                  Tal vez por eso, porque nunca tuve miedo a
la
noche, espero que esta vez sea larga. Que aunque sea una
                                  de esas
noches en
que  baje a los infiernos, esta vez se lo que queda para que lo hagas
tú conmigo.

                                            Por el momento me pongo algo de melancolía de cristal mientras Van Morrison hace de banda
sonora.                
 
                                            Y me pregunto donde esta la razón en todo lo que
hago, incluso si alguien le llegará a importar esto algún
día. 
                                            Es entonces, solo entonces, cuando paro; sonrío y me
pregunto quién se atreve a poner sentido al movimiento
                                            mientras
tú buscas o imaginas una vida más feliz. Aunque al final siempre
retrocedas
porque no la encuentras y 
                                            terminamos hablando de él o de
cosas poco importantes e imaginandome a mi mismo como la victima
perfecta.

                                            No te asustes, todo eso, lejos de inquietarme,  me
serena. La oscuridad me apacigua y reconforta. 
                                            De esta forma no
tengo miedo a que acabe el día..Tan solo temo a la espera. Esperar no es
fácil.
El que espera
                                            siempre es el perdedor. Nunca se consigue ganar al
tiempo.
                                            Si acaso, ahí empiezan mis temores: A que amanezca, a que
todo esto se acabe o te vayas de verdad cuando
                                            despierto antes que
tú,
me acerque a tí y elija entre principio o final.
                                            Sabes que no
volveré a ser otra vez el chico que te pedía que le dejaras robarte las
penas.
Ni buscaré jamás 
                                            respuestas en tu bandeja de errores
mientras te pido que no te quites las botas por esta última vez

                                             La frialdad de la escena esta marcada por el color de tu
piel cuando decido no volver a hablarte de amor.

                                            Asi son las
cosas,
elegí un blues: el cruce de caminos perfecto para que sepas que siempre
guardo
una 
                                            última carta que me acerque o me aleje de tí para
siempre. 
                                 
                                            Y
me escucharás cantar -la puerta abierta que tú me enseñaste a llamar
nunca
falla, amor-

                                           ¿Verdad o mentira?  No puedes saberlo, solo es un
Blues
         
 
                     
        

                                            Otro blues en la misma encrucijada

                             

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s