Mi Alma Roja

                                                               
                                                                                     

                                              Vuelvo a escribir.

                                              Solo llevamos unos días de este nuevo año. Me puede el cansancio, la sensación de marejada
                                              que envuelve mi cuerpo tras varias resacas seguidas. Pero vuelvo a escribir. La noche anterior
                                              dio para mucho. Supera cualquier momento vivido. Supera las noches sobre cualquier escenario,
                                              las de cualquier viaje o las encerradas sobre cualquier deseada cama.
                                              Esta vez no. No hubo cuero negro, ni 20.000 W de P.A., ni amplificadores, ni tan siquiera
                                              micrófonos detrás de los que esconderse…No nos fue fácil utilizar de backstage el baño del bar.
                                              Ni el espejo del lavabo para vernos. Pero una noche como esta todo lo puede conseguir.
                                              Cualquier tipo que conozcas  haría cualquier cosa por un buen polvo, por un corto o largo paseo
                                              en un coche descapotable con una rubia en el asiento de atrás  por cualquier "higway to Hell"
                                              made in Amerika… Pero yo ya obtuve todo y algo más de aquello. Ahora se partir de cero, correr
                                              el escenario, pisar el acelerador de ese coche, cerrar un bar con ella dentro… Solo me faltaba hacer
                                              sonar la música en el momento preciso, en el lugar correcto. Aunque volviera a casa sangrando.
                                              Y pensando, que al menos, esta vez las aceras no estaban nevadas. Hubiera sido dejar las huellas
                                              que faltasen demasiadas claras para que mañana hablaran de mi. Todo el mundo sabe que sin
                                              juicios no puede haber culpables de nada.
                                             
                                              Por cualquier razón a eso que llaman Alma, en mi caso hace tiempo que ni tiene dueña ni sabe
                                              quejarse… Sólo tiene color.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s