Yo intenté suicidarme en Londres, by Jose Ángel Barrueco

                                    
                                                                                                                                 
                                                                     
                                                                      

                                                                    A nuestro regreso de Londres
                                                                    me estaban cortando el pelo en la peluquería,
                                                                    como en los cuentos de raymond carver.
                                                                    en la espera y durante los tijeretazos
                                                                    volví a aquella ciudad enriquecida de luz y misterio
                                                                    regresé al modesto hotel en el que nos alojamos
                                                                    al embrujo de sus moquetas y de sus escaleras de caracol,
                                                                    cuyos peldaños de madera crujían en la atmósfera silenciosa
                                                                    de la mañana, igual que en las historias de fantasmas.
                                                                    allí, en la peluquería, concebí una novela que jamás escribiré:
                                                                    empieza con la soledad de un español que se aloja en ese hotel,
                                                                    territorio propio de suicidas y derrotados,
                                                                    y en la quietud de la noche se tumba en la cama,
                                                                    con el torso desnudo y la intención de matarse
                                                                    pero, ya a punto de hacerlo, de apretar el gatillo del revólver
                                                                    que ha comprado a un camello de un barrio poco recomendable,
                                                                    escucha alboroto de pasos sobre la moqueta y jaleo en el ascensor
                                                                    y abandona su habitación y encuentra a una mujer bellísima,
                                                                    sola y asustada, y juntos averiguan que un joven acaba
                                                                    de ahorcarse en su cuarto y el ruido ha despertado a los inquilinos.
                                                                    y nuestro protagonista, suicida vocacional, se enamora de ella
                                                                    y ambos conversan y deciden recorrer la ciudad, al día siguiente,
                                                                    en una versión inglesa de after sunset y before sunrise
                                                                    y el hombre sabe que otro hombre debía de morir
                                                                    para que ellos se conocieran y la muerte aún no le rondara
                                                                    no, aún no, todavía no.
                                                                    y el suicida vocacional vuelve unos días después a su tierra,
                                                                    con un amor en los ojos y una historia bajo el brazo
                                                                    a la que titula yo intenté suicidarme en Londres,
                                                                    que es otra manera de decir que él estaba desesperado
                                                                    hasta que la magia de la ciudad y los labios de una chica
                                                                    lo rescataron de la muerte, la soledad y el terror,
                                                                    o al menos aplazaron su final, que siempre llega.
                                                                    para ti, para mí, para el suicida:
                                                                    el final siempre llega.

                                                                              José Ángel Barrueco, del poemario Los viajeros de la noche (inédito).
                                                                               Leído en:    http://hankover.blogspot.com/2009/09/yo-intente-suicidarme-en-londres-by.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s