La historia de otra noche de Verano

                                                                    

                                      Seguro que esta historia, mi historia, empezaría con un viaje en coche. Con una parada en un pueblo con mar.
                                      Seguro, que antes o después de algún concierto… Como, seguramente también, comenzaría en un bar. Uno,
                                      donde habría acudido a refugiar mi ansía de vida, a buscar esa paz interior que solo se encuentra en ciertos
                                      templos, mausoleos donde se consume sin tener sed. Allí, donde suelo llegar con el único interés de poder
                                      matar el tiempo antes de irme a dormir solo al hotel. Seguro, que ella, me llamaría la atención al pedir en
                                      la barra. Y que, terminaría pasando a su lado, rozándola, buscando la estrofa perfecta para llamar su atención.
                                      Llegar a conseguir, rebajar las distancias, donde nadie me conoce, donde el teléfono suena tan lejano e imposible,
                                      que no se puede llegar a tiempo para contestarlo…
                                      Seguro, que tarde o temprano llegaría esa melodía, que, aunque imperfecta, porque en la noche, y todos los
                                      que vivimos de ella, lo sabemos: No existe la perfección. Ni siquiera el interés por las cosas bien hechas o
                                      acabadas…Tal vez, por eso nos sentimos tan bien refugiados en ella. Esa, la melodía que puede cambiar el
                                      momento. Desde que empieza a sonar, hasta que la consigues borrar, ya al día siguiente, de dentro de tu cabeza
                                      Bueno, a esta altura de mi historia, no debería importar, si afuera, era una noche de luna llena o de estrellas,
                                      porque, seguramente, iría demasiado cargado como fijarme en ellas… Antes, me perdería en la dificultad que
                                      resulta encontrar, en un bar diferente , de una ciudad extraña, algo con lo que emocionarse; interesante y vital,
                                      algo que me de el punto de vida que siempre le falta a mi mirada perdida… Es, en ese preciso instante, cuando
                                      intentas imaginarte como deben de verte desde fuera; Observas las miradas de la gente, y piensas, qué opinaran
                                      de ti. Sonríes, por lo cinematrográfico, de la escena en cuestión, que no te queda más remedio que protagonizar.
                                      Mientras, suena alguna canción que reconoces. Sonríes, porque nadie antes sabe lo que te ha costado que te
                                      den una mesa en un restaurante cerca del puerto, ni saben, que has tenido que repetir a cada uno de los
                                      camareros que se acercan a tu mesa la misma frase: – Si , estoy solo…-. Se me va. Se me va el momento
                                      pensando, en qué será lo que ven de extraño, en esta época que nos ha tocado vivir, en comenzar la noche uno
                                      solo, entre la gente, imaginado que podría encontrar a alguien, que esta noche, ponga el suficiente bálsamo sobre
                                      la herida. Pero, entiéndeme, que no es fácil si te faltan fuerzas, llegado ese momento,  para luchar por un hueco,
                                      un mal polvo, en un sofá, en un "5º C, no hagas ruido al entrar…" Entiéndeme, si se convierte, en un problema,
                                      volver a coincidir, volver a entrar en ese juego. Es lo más normal. No voy a volver. Yo no soy el artista, ni escribo,
                                      ni bailo, ni actúo, tan solo estoy. Estoy en todas esas fiestas que tu imaginas. Como un vinculo. Porque, a veces,
                                      ya lo he dicho antes, me siento como "el Neal Cassady" de todo esto, de esta historia, a mil kilómetros de todo.
                                      Sin embargo, al final, termino casi por emocionarme, sobre esta playa tan distinta a otras, en la que nunca consigo
                                      ubicar donde para el Oeste.
                                      Para acabar, me creerás si te digo que no fue difícil predecir el final: Un mismo nombre para diferentes necesidades.
                                      Las suyas y la mía. Y a la mañana siguiente, ni uno de los dos deberíamos estar en el mismo lugar: Desayunando,
                                      café solo, ante la atenta mirada del señor de bigote con gafas oscuras, que ojea el ABC en la mesa de al lado, más
                                      interesado en la maneras de ella, de "Lolita de discoteca", que en encontrar conocidos en la sección de esquelas..
                                      Y eso que, como tu, como cualquier otro, desconoce el resto de esta historia…

                                      La historia de otra noche de verano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s