Sin lágrimas

                                               

                                                              
       
                                                                Puede
                                                                que fuera el único que lo sabía
                                                                que esta noche
                                                                era una noche de lágrimas
                                                               
                                                                lágrimas de sanlorenzo
                                                     
                                                                ¿sanlorenzo lloraba?
                                                                 si lo él lo hacía,
                                                                ¿Por qué a mi
                                                                 me cuesta tanto?
                                                                 Y hablo de llorar
                                                                 no de los motivos
                                                                
                                                                 Con lo que dicen de mi
                                                                 no sería difícil
                                                                 saber si mañana
                                                                 aún estaré aquí
                                                                 desde la punta más septentrional
                                                                 desde este faro
                                                                 donde escucho el mar
                                                                 entre canción y canción
                                                                 con la luna más roja
                                                                 que se recuerda
                                                                 me gusta
                                                                 al menos
                                                                 algo de sangre
                                                                 sobre la Ciudad Frontera
                                                                 estrellas fugaces
                                                                 que duran lo mismo
                                                                 que duraste tu
                                                                 parece
                                                                 que era el único que lo sabía
                                                                 y ya no pido deseos
                                                                 es esta humedad
                                                                 si algo he aprendido en la vida
                                                                 es que todos
                                                                 somos prescindibles
                                                     
                                                                 aunque parece
                                                                 que soy
                                                                
                                                                 el único que lo sabía…               
                                    

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mis Poesías. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sin lágrimas

  1. Eva dijo:

    Hola Iñaki,Tienes esa parte mágica y autentica de las lágrimas, que aparecen como los deseos, aunque querámos prescindir de ellos,y siempre nos enseñan algo una vez que se han ido.me ha encantado esta noche salada y brillante que tiñe estas letras tuyas.un abrazo eva

  2. Iñaki Estévez Muñiz dijo:

    Gracias Eva! Imagino que todo bien por el caluroso Madrid, no? Aquí vivimos el verano humedo del que hablo…Un fuerte abrazo!

  3. Noelia dijo:

    Te equivocas 😉 yo también sabia que todos somos prescindibles. Eso de que no lo somos, de donde viene? De Schopenhauer? De pronto solo es simple decir de mercado y de sociedad de consumo…

  4. Iñaki Estévez Muñiz dijo:

    No recuerdo lo que decía Schopenhauer, hace tiempo que no leo filosofia…desde que deje de estudiar, pienso que es para los hombres que necesitan respuestas, yo, con plantearme preguntas, me siento lo suficientemente vivo… Pero de verdad, si no te has dado cuenta, lo harás, todos somos prescindibles…o si prefieres, nadie es imprescindible. 😉 Gracias por el comentario, Noelia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s