“Miss Underground”

                     

                                                                                                         " No me cuesta nada admitirlo, ni tampoco es algo

                                                                                                           de lo que deba avergonzarme: siempre que lo
                                                                                                           considero oportuno, consumo
drogas.
"
                                                                                                                                                 
                                                                                                                                     "La Venganza del Inca", David González

                                                            
                                                     
                                                                                      

                         No, la verdad, no es la mejor edad para dejarse llevar, pero ella esta dispuesta a recuperar todo el tiempo
                         perdido: A cierta hora de la noche lo sabe llevar con independencia y disimular la emoción que exige el momento.
                         Habla de cosas que solo ella sabe que existen. Envía fotos de su última hazaña. Registros pop, un reclamo
                         independiente y de diseño personal de sonidos y momentos. Así pasará la noche, recogiendo aplausos con
                         cierta naturalidad, mientras prepara su fiesta perfecta, su baile de mascaras, su ropa interior. Con el último
                         himno indie sonando a tope en el cargador de cds, acelera para entrar en situación y llegar a tiempo al reparto
                         de disfraces… Con ese punto de vicio, que no deja indiferente a nadie, sobre la pista del garito más "cool" de
                         toda la ciudad que la ve oficiar. Para cuando acabe la sesión, habrá dejado más de un hígado destrozado
                         antes de irse a vomitar lamentos…
                         Al llegar a casa, recojerá su portátil, pensando que ya nadie la consigue emocionar, y con los ojos, todavía
                         demasiado abiertos por la intensidad que aún corre por sus venas, aceleradamente, se quitará los zapatos: Unos
                         botines "Made England" que recuerdan aquellos "mods sesenteros" de vespa y anfetas, un vestido vintage que
                         todo el mundo quiso salpicar de sexo esa noche, y un pañuelo anudado al cuello. Es cuando, rápida, pero
                         metódicamente se termina de desnudar, aún sudorosa, para intentar dormir hasta que suene el despertador y
                         quiera morirse por segunda vez. Por su cabeza siguen sonando el estribillo de aquella canción Pop de los Sundays
                         Drivers: "Throught this perfect fight",  pero piensa que su lucha es solo cosa de ella, y  no duele…
                         Pero al cerrar los ojos, se siente fría, se siente sola. Recuerda el último tiro sujetando la puerta del baño de aquel
                         bar en el Puerto Viejo, y se estremece…. Pasan los minutos, parecen horas. Vuelve a sentir ese escalofrío y
                         recuerda el último polvo en las escaleras de aquel parking subterráneo, con aquel chico, Dj de moda, de sombrero
                         y zapatillas rojas, que se ofreció a acompañarle al coche, y se inquieta… Lo único, que en estos acelerados
                         momentos la reconforta, es pensar en un abrazo, como el que siempre consigue y tiene más que seguro, aquel que
                         esta libre de impuestos y responsabilidades, más allá de las del momento, pero que le resulta aburrido por ser
                         demasiado fácil de conseguir. Mira su teléfono, los últimos mensajes que dejó sin contestar, el último buen gesto
                         que quiso olvidar, siempre a base de subir el volumen y acelerar, camino de su particular fiesta alternativa. Pero
                         pasan las horas, se siente fría , se siente sola. Vuelve a mirar el móvil por segunda vez; las 6 de la mañana llegan
                         demasiado pronto o demasiado tarde como para seguir pensando. Y mañana, en la oficina, nadie debería saber
                         que Miss Underground llega a casa descalza y descompuesta dos veces por semana.
                         Parece que no le va a llevar mucho más tiempo: Por fin se reconforta y se queda dormida sonriendo, pensando
                         en la doble posibilidad, de que mañana, podría levantarse e ir a por ese abrazo; o no hacerlo, si surge, una vez más,
                         la ocasión de volver a acelerar su vida…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Miss Underground”

  1. Ainhoa dijo:

    sin palabras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s