New York City (Part One)

 
                                                                                                                                                      

                             
                                   No debería de ser distinto, de hecho, no lo es, viajar a la capital del mundo: New York, que el hacerlo a
                                   cualquier otra metrópoli del resto del mundo. Sin embargo eran bastantes los nervios, aunque totalmente
                                   controlados, porque esta vez era distinto: Las distancias, un viaje largo y solo en avión, y una idea bastante
                                   loca rondando en mi cabeza: Una vez allí viajar en coche hasta donde pudiera llegar, hasta donde mi locura
                                   y mi ansia por pisar allí donde había nacido el Rock and Roll; salirse de lo establecido, escapar de la gran
                                   ciudad y cruzar, conduciendo, varios estados, persiguiendo un sueño, emulando a ciertos héroes, y antihéroes,
                                   que todos hemos tenido alguna vez en la cabeza. En definitiva, vivir una auténtica road movie, la mía propia…

                                   Por eso el viaje en avión fue largo, horas y horas sin poder dormir nada, con el intento de difuminar en mi
                                   cabeza de todo lo que iba dejando atrás. Según comíamos horas al Sol, ni con cervezas y otros trucos
                                   conseguía relajarme: Wilco, Dylan , incluso Sinatra, intentaban acompasar mi cuerpo al desajuste horario…
                                   Al fin pasaron las horas, todo pasa,  y poco a poco fui pasando los controles del JFK, de retina incluido,
                                   hasta pasar el último filtro, y conseguir el papel verde autorizando mi estancia temporal en los Estados Unidos .
                               
                                   Mi primer objetivo, era claro: Llegar a la dirección donde me hospedaría durante mi estancia en New York,
                                   en el pleno Harlem. No lo tuve difícil, según sales del último control, a la izquierda tienes un ascensor que baja
                                   hasta al anden del Air Train, un  tren circular, que une ambos aeropuertos, Laguardia y  JFK, que es donde yo
                                   llegaba. Lo cogí hasta la estación de Howard Beach. En el trayecto se me ocurrió abrir un plano, y esa fue
                                   mi primera sorpresa del viaje, la amabilidad que roza la devoción por hacer que llegues a tu destino de cualquier
                                   newyorkino, que tenga la ocasión de ayudarte a encontrar tu destino en su ciudad. Así fue, como un buen hombre,
                                   vecino del `temido Bronx´, y que, debido a su sangre latina, hablaba alguna palabra en castellano al igual que
                                   casi más de la mitad de la gente que iba a cruzar más adelante, me confirmo la siguiente parada y lo que tardaría
                                   en llegar a mi destino: 40 minutos. Clavado. Eran las 19h de la tarde, hora de Costa Este, para entonces ya había
                                   perdido cualquier referencia con el horario Europeo, cuando después de un primer paseo, más que sorprendente,
                                   por lo distinto del paisaje urbano, entre las aún soleadas calles paralelas a la 125 St, llegaba a una de esas típicas
                                   casas, con escaleras en la entrada, de principios de siglo XX, donde conocería a mi nueva casera, y ya, por fín,
                                   en la habitación, me daba una ducha, con el animo de volver mis pasos hasta la boca de Metro de la 125 St para
                                   cojer la Linea 2 que me dejara esta vez en pleno corazón de Manhattan, en Times Square, y así poder darme
                                   de lleno con la realidad que ofrecía la ciudad donde iba estar los próximos días. Así fue, la salida de metro de la
                                   calle 42 te eleva directamente al centro, al puto centro del mundo. Allí donde la vista no alacanza a ver, entre
                                   luces de neón , anuncios,  flashes y televisiones gigantes,  el final de inmensos rascacielos. Todo lleno de gente,
                                   turistas, vendedores, mucha policía,  y por supuesto: Tiendas, propaganda brutal, y consumo como objetivo final.
                                   Seguramente, todo el mundo se queda un rato atónito, casí sin reaccionar…Lo habremos visto miles de veces en
                                   el cine o en la televisión, es allí desde donde cae "la bola", la noche de Fin de año. Cerca, esta la sede del principal
                                   diario de noticias del país, el New York Times,  el Nokia Arena, el BB King Music Hall y el Hard Rock Cafe…
                                   Las escaleras de colores del centro te dan una mayor y amplia vista de la plaza que nunca se apaga…
                                   Así me dieron las 02h de la mañana, cenado pizza en un local Italiano en el que había varías fotos de famosos, el
                                   "Carlitos´s", creo recordar, recorriendo las calles, comprando unas postales, entrando al Hard Rock a tomar
                                   unas cervezas que terminaron, por fin, haciendome bajar… La vuelta, por el mismo recorrido de antes, en un
                                   Harlem mucho más oscuro y gris que por la tarde, y con alguna voz, que me grita desde el otro lado de la calle,
                                   y no comprendo, es larga es triste, no deja de ser domingo, y los domingos no dejan de ser tristes para algunos
                                   en cualquier lugar de este Mundo… Antes de llegar a mi habitación, paro en un establecimiento, un Dely, allí
                                   venden de todo y no cierran, como un "Seven Eleven", el dependiente te cobraba casi dentro de una jaula, afuera,
                                   otro hombre, ya mayor, sus arrugas hacían ver su dilatada vida, sonreía al escuchar mi ingles del Norte, del Norte
                                   de la Penínsiula Iberica, claro está… Más adelante volvería a pasar por allí, y más hablemente me habló de su
                                   larga vida: Había sido marine, procedía de una familia humilde de origen cubano,  había luchado en Vietnam y
                                   conocía Europa…
                                   Rendido, así acabe en mi nueva cama, fin del primer día, pensaba que mañana volvería a despertarme en
                                   New York.
                                     
                                   Y claro, así fue, pero no fue mañana, tan solo serían unas horas después, porque eran las 6h30 de la mañana,
                                   cuando volví a encender la TV, programas matinales de la CBS, emitiendo desde Columbus Circus. El tiempo no
                                   era bueno, pero no me iba a quedar en la cama, y para las 7h30 salía caminando hasta encontarme con la 5ªavenida,
                                   claro que allá por el número 2.200 y decidí ponerme a bajarla hasta donde pudiera… Bastantes calles más abajo,
                                   en una ciudad aún no demasiado ruidosa a esas horas del lunes, y después de dejar a un lado el Marcus Gravey Park,
                                   me encuentro con la estatua de uno de los "capos" del Harlem, uno de los mejores músicos de Jazz de todos los
                                   tiempos y de las personas que más hicieron por esa música y la población usaafricana dentro del Norte de la ciudad.
                                   "Duke" Ellington. Presento mis respetos ante ellla. Me giro y veo directamente la entrada norte, de lo que creo, será
                                   Central Park, sigo caminando, ya por dentro de lo que ya estoy seguro, por lo grande del lugar, que es ese autentico
                                   pulmón para New York,  que es Central Park, y no sabéis, hasta que punto, el aire, allí adentro, es diferente al del
                                   resto de la ciudad, bueno, todo es distinto dentro de Central Park. Sigo caminando, al principio estoy solo, después
                                   me voy cruzando con gente, gente que corre, sobre todo chicas. Decido cruzar de este a oeste, rodeando el Lago
                                   reserva Jacqueline Kennedy,  y un poco más tarde me decido a salir del parque hacía central Park West, a la altura,
                                   creo, de la calle 76. Sin quererlo estoy andando hacía uno de los puntos que previsto visitar en la ciudad de Nueva York,
                                   "Los Campos de Fresas", el Edificio Dakota, y la esquina donde asesinaron a John Lennon. Directo, sin buscarlo.
                                   Sin saber casi nada del lugar y como un autómata, me doy directo con él. Impresiona el Dakota:  las gárgolas de su
                                   fachada, sus vayas, sus faroles encendidos de la entrada principal.. Como sabéis allí se grabo también, la película de
                                   Roman Polansky,  "La Semilla del Diablo" Con Mia Farrow y Jack Nicholson, allí vivió Aleister Crowley. Impresiona
                                   y asusta, no me extraña. Encuentro la esquina, y me veo haciendo el mismo recorrido, similar, al que pudiera hacer el
                                   mismo Lennon, son las 9h30 de la mañana, veo de lejos, en la entrada de central Park, los Strawberry Fields, `forever…´
                                   la placa enorme en el suelo en memoria al Beatle asesinado, camino hacía ella, cantando para mi, solo para mi "Imagine",
                                   recuerdos de aquel Festival de Navidad en el colégio, o la concentración contra la primera Guerra del Golfo, cuando
                                   la cantamos en la entrada del colegio, recuerdo los primeros acordes de guitarra… me acerco, me agacho y la toco…
                                   John Lennon, murió aún joven, asesinado por un fan perturbado. Nadie sabe hasta donde podía haber llegado, ni todas
                                   las buenas canciones que nos hemos perdido por culpa de lo ocurrido aquella mañana segramente tan parecida a esta…
                                   Es sería mi primer contacto con la historia de la música.
                                   Frío, y con ese mal cuerpo que se puede entender, prefiero cojer un metro hasta el sur, me bajo en Canal Street,
                                   me cojo un cafe. Esto es otra historia, gente de todo tipo camina a gran velocidad. De golpe, estoy en otro mundo,
                                   otra ciudad , dentro de la misma ciudad, Litlle China, consigo el adaptador, para poder cargar el móvil,  ahora empiezo
                                   a subir,  descubro la calle Broadway sin duda, si Nueva York es algo , y es mucho, todo eso empieza en Broadway,
                                   la calle con más vida, alegría, más tiendas y seguro que más consumo de todo un país, sin duda..
                                   Ha pasando la mañana, no llevo ni un día y mi teléfono no para con cambios importantes e historias desde casa,
                                   cada vez el tiempo esta peor, el clima es muy cambiante en New York, realmente hace frío, llueve. Me paro a
                                   comer caliente, la camarera se rie ella sola intentando practicar español conmigo. Necesitaba comer. Al salir
                                   llueve más, bueno, pienso que será el día de lluvía que siempre hay en todas mis viajes. Caminando bajo la lluvia
                                   descubro una tienda de discos a la altura de la calle 34, creo. Primeros encargos, me quedo sin batería en la cámara
                                   de fotos, en realidad soy yo el que me estoy quedando sin bateria. Voy subiendo, cada vez más cansado, y a la altura
                                   de la 59 volví a coger un metro que me llevó hasta Harlem, necesitaba dormir, y al día siguiente intentar ver  todo lo
                                   que pueda de esta ciudad que tanto impresiona. Sobre todo, si quería alquilar un coche y salir a vivir mi sueño, un
                                   sueño, que cada vez estaba más cerca, mucho más de lo que pensaba, de llegar a hacerse realidad…
            
                                                                                                                                                                        ( to be continued..)
                         
               
                                     

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a New York City (Part One)

  1. Ainhoa dijo:

    …. que continue ya por favor!!!!!!.. que intriga!

  2. CARLA dijo:

    te sigo, amigo. And this is my favorite part: "La vuelta, por el mismo recorrido de antes, en un Harlem mucho más oscuro y gris que por la tarde, y con alguna voz, que me grita desde el otro lado de la calle, y no comprendo, es larga es triste, no deja de ser domingo, y los domingos no dejan de ser tristes para algunos en cualquier lugar de este Mundo"…me gusta mucho, mucho, esa parte.

  3. Iñaki Estévez Muñiz dijo:

    Tal vez porque esta escrita para muchos, como nosotros, incompletos, que a pesar de encontrar significado a las cosas, motivos para ilusionarse, para despertar al día siguiente y seguir viviendo la vida, nos sentimos, a veces, incompletos, y sobre todo hambrientos, y ese hambre, amiga Carla no se apaga con nada… Muchísimas gracias por seguirme y por tu comentario.Besos desde esta atalaya tan incompleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s