¿Jugamos? (Crónica de un domingo cualquiera después de un concierto)

                                                          
                                                                       
                          
                                       Miro hacía los lados de un habitación que no recordaba tan estrecha. Me mantengo quieto,
                                       sudado, escuchando a Dylan para amortizar otro domingo a perdidas. Cierro los ojos y solo
                                       veo carretera, un camino abierto hacía ningún lugar. ¿Donde estarás? Si jugamos pienso en
                                       retirarme pronto, reciclarme. Esta de moda; cada parte de mi en un contendor diferente…
                                       Dejo de pensarlo. Total, conozco el final: Volver a empatar en mi juego preferido. Vuelvo
                                       al pasado, seguro que recuerdas mi canción ideal, como recuerdas, mi nombre, mi cuerpo,
                                       o el olor de tu sexo en mis dedos…Y yo sin saber casi nada de Ti.  Vetusta suena demasiado
                                       alto para este domingo tan sincero. Tal vez otro, más adelante, o tal vez quieras de mi solo lo
                                       que yo quería de todas las demás.. En ese caso, te robaré tan solo un momento, un viaje:
                                       El que finaliza en lo más profundo de tus entrañas, entre suspiros y sollozos. Un punto sin
                                       retorno. Sin porqués, sin razones. A ti también te gusta, lo sabíamos antes de quitarnos la
                                       ropa y dejarla aparcada junto a tu vergüenza, a la derecha, cerca de todos mis miedos, en
                                       aquel viaje tan corto, que hay del primer piso al infinito. No, no hay ascensor. Al Infierno se
                                       sigue subiendo descalzo y por escaleras de caracol. Y sabes que aún me queda esa pizca de
                                       rock and roll que tanto te pone. Si ya lo tenías claro, ¿Por qué no? ¿Jugamos? Aquella noche
                                       no llego a pasar nunca. Pero lo que ocurra a partir de ahora sabes que estará para siempre
                                       en mis sueños , y por supuesto, en los tuyos… "Open Road".
                                      
                                       Tu abres…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos Cortos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Jugamos? (Crónica de un domingo cualquiera después de un concierto)

  1. Noelia dijo:

    Caramba! Dan ganas de ser aquella en la que piensas cuando has escrito esto… molt maco…

  2. Ainhoa dijo:

    dios!! pero que bien escribes!!!!!!!!!!!!!!!!! no puedo con estos textos… me pones la piel de gallina…. eres todo corazon. un abrazo

  3. Bea dijo:

    Subiendo al infierno hay tramos que sí son en ascensor:Con metro y medio cuadrado por dos de altoForrado de espejos empañados al aferrarte.Sin poder moverte más de lo no que deseas por esa fuerza que presiona tus muñecas.Y un botón de stop que detiene el tiempo hasta el momento exacto aunque no lo suficiente para salir… …presentables?!No dejes de escribir nunca, Bikos

  4. Iñaki Estévez Muñiz dijo:

    Gracias. Muy bonito… es muy agradecido leer esas cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s